¿Crecer es nuestra única opción estratégica?

En la situación actual esta pregunta puede parecer capciosa o incluso perversa, pero esconde una reflexión profunda que toda empresa debe hacer: ¿cuándo debo dejar de crecer?. Vivimos inmersos en una apología del crecimiento, donde se cree que las empresas más exitosas son las más grandes, y un crecimiento de doble dígito síntoma de un estupendo año.

 
Pero, ¿esto es siempre así? Tradicionalmente se nos ha enseñado que toda empresa debe buscar el crecimiento, obsesionándose con más ventas y más facturación todos los años ..pero este enfoque es consecuencia de la época en la que fueron diseñadas la mayoría de teorías empresariales que conocemos, donde la capacidad productiva y la eficiencia eran las principales ventajas competitivas.

Pero, ¿sigue siendo ése el único camino? En mi opinión NO.

A diferencia de lo que sucedía antaño, actualmente las ventajas competitivas no vienen exclusivamente de la producción y de la eficiencia (algo que se ha “comoditizado”), sino del valor aportado en la creación y diseño del producto, en la forma de prestar el servicio y en la innovación del modelo de negocio.

En esta situación, seguir apostando por el crecimiento entraña diversos problemas que tendemos a soslayar y asumir como bajas necesarias, pero que a la larga son las semillas de nuestra perdición, entre otras:

  1. Pérdida gradual de la capacidad innovadora, inversamente proporcional al crecimiento y al acomodamiento en el status quo.

  2. Disminución de la cercanía con el cliente, ya que importa menos cuidar la relación con clientes actuales y más conseguir nuevos clientes.

  3. Reducción del nivel de detalle y “mimo” que se pone en cada trabajo, y que en su momento era nuestra principal diferenciación.

Sin duda existen casos donde el crecimiento continuo y el volumen son la mejor respuesta, sobre todo en modelos de negocio que aprovechan economías de escala, de forma que cuanto mayor volumen adquieren mayor es el margen. El problema es que hacemos caso omiso de las ineficiencias que surgen por el camino, que incorporar una nueva persona a la empresa cada vez significa menor porcentaje de trabajo real (y menor capacacidad productiva, consecuencia de mayores ineficiencias, tareas burocráticas y de coordinación).

En mi opinión, y quizás sea cierto que soy un romántico, debemos preguntarnos continuamente en qué punto de la balanza entre valor y volumen estamos y cuestionarnos si debemos crecer… y si es así, hacerlo en la medida en que no abandonemos nuestras raíces y valores que nos hicieron diferentes.

 
Entonces, ¿debemos aceptar que nuestra rentabilidad se encuentra limitada por el volumen o tamaño de la empresa? En cierta medida sí, pero existen muchas formas de conseguir aumentar nuestros beneficios que NO pasan por crecer. La clave es comprender que:

En una empresa sólo hay dos formas de conseguir rentabilidad: a través del volumen (muchos pocos) o a través del margen (pocos muchos).

Aunque históricamente se nos ha enseñado a optar por el volumen como opción estratégica (es más fácil de conseguir, aunque menos sostenible), la realidad es que a veces es mejor, como dice la fábula, “matar la vaca” y centrarnos en ese 20% de nuestros clientes que representan el 80% del margen (no facturación).

Existen múltiples formas de seguir mejorando nuestra cifra de beneficio año tras año que no pasan necesariamente por crecer, pero requieren una nueva forma de entender nuestro lugar en el ecosistema, y sobre todo, dejar de lado nuestro ego, ya que desgraciadamente en muchas ocasiones el crecer se convierte en la opción por defecto para poder demostrar el éxito de la empresa. ¿Absurdo? Sí. ¿Real? También.

¿QUE OPINAS?

 

Foto @piermario, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Post publicado originalmente en Con Tu Negocio

20 comentarios en “¿Crecer es nuestra única opción estratégica?

  1. Totalmente de acuerdo Javier, el modelo de negocio tiende a mayor eficiencia y rentabilidad, buscando ser competitivos mediante la innovación y diferenciación en todas sus áreas y aumentando el margen de maniobra de las organizaciones para obtener mas flexibilidad ante el cambio y las adversidades.

    • Totalmente de acuerdo David, aunque hay cierta obsesión por el crecimiento deberíamos tomar la opción que mejor se ajuste a nuestra estrategia y modelo de negocio…

      Gracias por comentar!

  2. Buenos días, Javier.

    En mi opinión pienso que SÍ, siempre hay que crecer. Lo que pasa es que ese crecimiento a veces debe ser cualitativo, y no tanto cuantitativo.

    Por poner un ejemplo, pensemos en qué sucedería si las empresas invirtiesen en entender los nuevos modelos de relación con el cliente, basado en la cesión del protagonismo a su público objetivo y la generación de valor. Es decir, dar antes de recibir, y como bien has comentado en el penúltimo párrafo, centrar los esfuerzos en el segmento más sensible al valor generado.

    Saludos.

    • Creo que estamos de acuerdo en el QUÉ, aunque lo llamemos de formas diferentes :-)
      Sin duda, para mi al final la clave es como tu dices centrar nuestro esfuerzo cada día más y de forma obsesiva en entender y dar valor a cliente…

      Saludos!

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Me ha parecido una reflexión excelente y te haría una pregunta que me formularon a mí hace 20 años: desde el punto de vista empresarial, con todo lo que ello implica: ¿es optativo el crecimiento?
    Ojo, el crecimiento, no la manera de llevarlo a cabo, una gran compañía o múltiples de menor dimensión.

    • Gracias Antonio! La respuesta a tu pregunta depende bastante de cual es tu estrategia última… una forma como muy bien dices es utilizar la estrategia de GE y crear una miriada de compañías debilmente enlazadas y muy focalizadas en su nicho. Pero en el largo camino, la pregunta sigue estando ahí: cual es el objetivo de crecer? Si hay unos accionistas la respuesta es obviamente intentar crear más valor para ellos, pero si no… ¿realmente vale la pena crecer?

  5. De acuerdo total, pero también es cierto que las circunstancias de cada empresa, en determinados momentos, condicionan la estrategia a seguir, por eso el comienzo de nuestro “cambio”en la empresa, un saludo y pronto nos vemos..

    • Hola Salva! Por supuesto, hay que ser flexible y adaptar la estrategia al momento de la empresa, no todo vale para todo. Mi intención en éste artículo era romper el mito de que es obligatorio crecer, no decir que el crecimiento es malo. Tiene sus riesgos, por supuesto, lo importante es conocerlos y ser conscientes que crecer no es una necesidad…
      Nos vemos pronto

  6. Pingback: ¿Crecer es nuestra única opción estratégica? #tsNews! | TodoStartups - Emprendedores, Startups y Negocios en Internet.

  7. Interesante artículo. Me ha recordado al concepto de “desaprender”. Hoy en en España hay muchas empresas “des-creciendo” algunas por desgracia hasta el cierre. Esto indica que no siempre vale el crecer por crecer, como bien indicas no se puede perder el contacto y mimo por el cliente y el detalle sobre el trabajo realizado.
    Un saludo

    • Muchas gracias German! Creo que muchas veces el actual encogimiento tiene como muy bien dices un origen en haber crecido sin cabeza ni estrategia. Al final es curioso pero a las compañías se les olvida que el crecimiento no debe suceder para “mayor gloria” de sí mismas, sino para seguir dando el mejor servicio posible al cliente…
      Saludos!

  8. Pingback: La obsesión por alcanzar el 'éxito' (¿qué éxito?) | Estrategia, Startups y Modelos de negocio

  9. Pingback: La obsesión por alcanzar el “éxito” (¿qué éxito?) | La Factoría De Negocios

  10. Pingback: ¿Cómo vas a ganar dinero? ¿Cuál es tu modelo de volumen, margen y recurrencia? | Estrategia, Startups y Modelos de negocio

  11. Pingback: De mayor quiero ser… pequeño « mprende.es

  12. Pingback: Las escasez es la base de la innovación (el hambre agudiza el ingenio) | Estrategia, Startups y Modelos de negocio

  13. Pingback: La escasez es la base de la innovación (porque el hambre agudiza el ingenio) | La Factoría De Negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *