Claves para hundir una empresa (y ganar dinero en el proceso)

Hundir empresaAunque parece una tarea sencilla, hundir una empresa no es en absoluto fácil: es necesario dedicarle un esfuerzo y entusiasmo nada desdeñable, sobre todo si lo queremos hacer en un corto plazo de tiempo… y por supuesto, ganando indecentes cantidades de dinero en el proceso. Nuestro objetivo queda pues claro: hacer aumentar de forma muy significativa el valor de la compañía el tiempo justo para cobrar una cifra obscena por los incentivos y stock options… y luego dejarla agonizar.

Es por tanto importante escoger una estrategia de acoso y derribo bien diseñada y pensada, analizando detenidamente el impacto real de cada acción, ya que involuntariamente podríamos estar llevando a cabo actuaciones que podrían fortalecer la compañía, o dios no lo quiera, inadvertidamente mejorar su competitividad.

Con nuestro objetivo claro, debemos ser concienzudos en el planteamiento y ejecución de esas tareas destinadas a finalizar la existencia de tan augusto organismo… si no, podríamos tardar casi tanto en destruirla como se utilizó en crearla y hacerla crecer (¡generaciones, en algún caso!)… y claro, no tenemos tanto tiempo: hay muchas otras empresas que hundir.

Es recomendable acometer las acciones que vamos a describir desde un puesto de primera línea, ya que su impacto suele ser más rápido… pero si todavía no hemos conseguido alcanzar el codiciado sillón de CEO, no desesperemos: podemos hacer mucho daños desde otros puestos, sólo que nos costará mas tiempo alcanzar el deseado objetivo, y será más laborioso pelear con otros directivos santurrones que la defenderán a capa y espada, con ese anticuado sentido de la ética que los caracteriza. image

 

A continuación pues vamos a discutir algunas de las acciones que nos servirán para acabar con la historia de cualquier compañía, por mucha solera o renombre que tenga… Eso si, es importante ejecutarlas todas, sino caeremos en el riesgo de quedar sólo en la mediocridad, que lleva a una agonía mucho más larga (para la que no tenemos tiempo).

 

  1. Desdeñar las contribuciones de los empleados: Los subordinados son un mal con el que desafortunadamente hay que vivir en las empresas.. así que para establecer el tono correcto es buena idea utilizar frases como “aquí no se os paga por pensar… el cerebro os lo dejáis en casa”. Si aún así no los hemos doblegado, es buena idea organizar sesiones de pensamiento libre donde se esfuercen en dar lo mejor de si mismos para mejorar la empresa…. y luego tirar a la basura todas sus cuidadas propuestas. ¡Éxito garantizado!

  2. Eliminar áreas que lo único que hacen es adornar: Cualquier esfuerzo en generar marca, demanda o entender el mercado (pamplinas habituales del departamento de Marketing) no sirve de nada. Áreas como Recurso Humanos o planteamientos como la RSC no aportan nada, y encima cuestan dinero. Si te encuentras con resistencias internas y no consigues eliminar completamente áreas “supuestamente” imprescindibles (atención al cliente..etc), siempre puedes infradotarlas tanto que al final sientan que hubiera sido mejor eliminarlas.

  3. Generar las máximas barreras posibles: Debe ser imposible para el empleado tratar cualquier tema de importancia con su jefe (no líder, por supuesto), que inaccesible se escudará tras montañas de papeles. Si además conseguimos incentivar una cultura de competencia frontal, donde nadie comparta nada y donde cada uno sólo se preocupe de hacer crecer únicamente su chimenea, el éxito está asegurado. Sería estupendo reinstaurar el derecho de pernada, pero según parece lo han considerado ilegal…

  4. La innovación es una moda inútil: Si ya se gana dinero con lo que hace la empresa… ¿para que vamos a gastar más? Eso de la innovación es una perniciosa moda que se han inventado un grupo de profesores universitarios para hacer perder el tiempo a las empresas. Si algo funciona ahora… ¿por qué no lo va a hacer en el futuro?. De hecho, si a alguno de tus empleados se le ocurre probar algo nuevo y se equivoca, ¡a por el! ¡Nadie más tendrá la desfachatez de arriesgarse en tu empresa!

  5. ¿Transparencia?: ¿Para que le vas a dar visibilidad de tus tejemanejes al mercado? Sólo debemos publicar la información estrictamente necesaria para conseguir que se crean que todo va bien mientras exprimes la naranja… lo ideal son notas de prensa con términos grandilocuentes en las que se diga que todo va estupendo. Si abres algún canal adicional El público en general y los medios en particular lo único que harán es incordiarte con preguntas.. así que mejor no perder el tiempo comunicando.

  6. Los clientes… desgraciadamente necesarios

    La facturación que va a hacer crecer la cifra de negocios de una forma obscena (y por tanto tu prima) deberá salir de los clientes, por lo que deberemos diseñar cuidadosamente una estrategia que alivie sus bolsillos del peso del dinero. Suele ser interesante ofrecer el oro y el moro, presentar productos mágicos o atractivos proyectos faraónicos… en los que luego no cumplir lo pactado o hacerlo con la mínima calidad. Quizás no te vuelvan a comprar… ¡pero todavía quedan muchos otros clientes a los que vender!

  7. Los proveedores, esa fuente de financiación olvidada: No hace falta que te hablen tus asesores de términos exóticos como NOF o similares… lo único que debes saber es que ¡los proveedores son una estupenda forma de financiarse!. ¿Para que pedir dinero al banco si puedes pagar tarde y mal a los proveedores?… tal como está la situación, no se quejarán mucho.

  8. Obsesionarnos con la competencia: Si, esos desharrapados que quieren robarnos nuestro trozo del pastel… ¡No saben con quien se enfrentan! Lo que debes hacer es copiar lo que les funciona a ellos, bajar los precios un 20% respecto a los suyo…¡y a sacarlos del mercado! No hay negocio para todos, y seguro que no tenemos ningún interés en común….

  9. ¿Competitivi..que?. Todo eso de la productividad es una moda anglosajona diseñada por elementos sediciosos para que los empleados trabajen menos. Sin embargo, y aunque será arduo, si nos esforzamos, ¡podremos conseguir que trabajen jornadas de 14h seguidas pagando sólo 8h! (no serán mucho mas productivos, pero su infelicidad bien lo vale). Si no consigues que en tu país trabajen lo suficiente, siempre puedes deslocalizar las actividades a algún lugar en vías de desarrollo donde no sean tan tiquismiquis con los derechos de los trabajadores… ¡Que te hablen a ti de competitividad!

Como puedes ver, no es una tarea nimia, y deberás poner todo tu empeño, pero si perseveras y aplicas con tino todos los consejos anteriores conseguirás hundir la empresa antes de que te des cuenta… ¡ÁNIMO!

 

¿QUE OPINAS? ¡COMPARTE AQUI LAS MEJORES ESTRATEGIAS PARA HUNDIR UNA EMPRESA!

18 comentarios en “Claves para hundir una empresa (y ganar dinero en el proceso)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Javier, como siempre genial!
    Por desgracia conozco a demasiadas personas que son un fiel reflejo de este articulo…..

  3. y tras realizar esta serie de acciones encaminadas… si aún sigue viva… es cuestión contable, mas sencillo. 3 pasos.
    1) devolver el seguro
    2) buscar un pirómano
    3) ¿?
    :D
    Un gran método…

  4. Lo peor de todo es que muchos gerentes están llevando a cabo las acciones Nº 1 y Nº 3 sin darse cuenta, pensando que lo están haciendo muy bien. Y como "no hay peor ciego que el que no quiere ver", cuando miran los malos resultados culpan a situaciones "fuera de nuestro control", mientras la empresa se desangra lentamente.
    My recent post Motivación: ¿qué es realmente?

  5. Pingback: 9 claves para hundir una empresa (y ganar dinero en el proceso)

  6. Pingback: 9 claves para hundir una empresa (y ganar dinero en el proceso) | ¿Hasta cuando en crisis? ¿Hasta cuando en crisis?

  7. Faltó añadir los 'ticks' para que la gente los vaya completando, a modo de autoevaluación. Añádelos, incorpora una acción más y llámalo '10 recetas para el éxito': 0-2 deberá esforzarse más… bla bla bla

  8. Excelente post !!!!
    Yo añadiría otra tarea: generar "project management" muy caros decididos por las "mentes pensantes" para que no se diga que no hacen nada
    Genial !!!

  9. Hola Javier,

    Lo primero es que me he reído mucho leyendo este post y al mismo tiempo siento lástima por aquellas empresas y directivos que siguen al pie de la letra lo que comentas. Creo que cada uno desde sus posibilidades debe tratar de cambiar la situación, de lo contrario, seguiremos presenciando demasiados hundimientos.
    Un saludo,
    Cristian

  10. Buenísimo, me veo identificado totalmente. Cuanta empresa se empeña en hundirse y los demás pensamos que es involuntario, jejeje. ¿o es que es involuntario?

  11. Por mucho que nos pese, la de cantidad de empresas que funcionan bajo esta metodología. Y lo que más duele es recibir una llamada, correo o cualquier otro tipo de mensaje, informándote acerca del cierre de una compañía cuando por activa y por pasiva se habían hablado estos temas. Respecto a los proveedores, se sigue la táctica de la tensa negociación hasta coger por el cuello al industrial y sobre la competencia, que más da, "nosotros somos los mejores". Recibe un cordial saludo.
    My recent post Mutxamel Emprendedor (IV) – APSA

  12. Pingback: Claves para hundir una empresa « carlosirojas

  13. Hay otra posibilidad que yo llamaría "consejo inverso".
    Consiste en contratar a un servicio externo para el análisis del funcionamiento de la empresa (gastándonos una buena pasta en ello), desestimar sus consejos como "impracticables en las condiciones actuales del mercado y de la sociedad" y luego aplicarlos.
    Pero haciendo todo lo contrario de lo que nos recomendaron.
    ¡Éxito asegurado! o al menos seria otra carga mas empleada en la demolición…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *