Destino: Shoshin

Shoshin, la mente del principiante Como muchos sabéis, soy un admirador incondicional de la cultura y filosofía japonesa, creo que tenemos mucho que aprender de ella. Uno de los conceptos que más me atrae, y que intento poner en práctica tan a menudo como puedo, es el de Shoshin: Es un concepto del Budismo Zen que se podría traducir como “La mente del aprendiz”.

Se refiere a esa forma de ver las cosas especial que teníamos hace muchos, muchos años (en una galaxia muy lejana?) cuando éramos niños… Es un estado en en el que la mente esta abierta, curiosa (casi diría “juguetona” intelectualmente), libre de prejuicios, que considera que existen muchas posibilidades y sobre todo, que no intenta acomodar o tamizar lo que se está escuchando en base a las experiencias pasadas… En palabras de Shunryu Suzuki:

“En la mente del principiante hay muchas posibilidades… en la del experto, muy pocas.”

Creo que según nos vamos haciendo mayores, ganando experiencia y conocimientos empieza a costarnos más adoptar esa mentalidad, sorprendernos e ilusionarnos con lo que escuchamos, y sobre todo, extraer todo el contenido… en resumen, se pierde la humildad del aprendiz. Como no podría ser de otra forma, existe un término para describir esta actitud mental, “Mente Experta”, y se refiere al conocimiento cuasi-completo de un tema (o la percepción de que lo tenemos), al ácrata que piensa que lo sabe todo y no se cree nada.

Ambos conceptos están muy bien explicados en este cuento, así como en la disertación de Chiba Sensei sobre el tema… pero ¿como nos aplica todo esto en nuestra vida “profesional”?

Es desgraciadamente habitual que cuando alguien nos empieza a contar algo, o lo leemos en algún lugar, nuestra “mente experta”, que sí conoce el concepto, automáticamente manda un mensaje de “eso ya lo se”, y nuestra atención se difumina, en el mejor de los casos… Shoshin habla de escuchar como un niño y sacar toda la riqueza al mensaje… porque muchas veces es incluso más interesante la forma del mensaje que el contenido en si, que puede que ya lo conozcamos. Esto creo que se hace especialmente patente cuando estamos presentando en público: en muchos casos, al público le resulta más interesante cómo se transmite ese mensaje (el punto de vista del orador y su forma de expresarlo) que el propio mensaje en sí…

Una de las ventajas que sin duda nos ofrece de esta actitud es que permite “abrir caminos nuevos” en la forma de pensar, ya que se producen nuevas ideas y asociaciones al escuchar algo que de normal hubiéramos pasado por alto… es símilar a la sensación de creatividad fruto de una sesión de brainstorming. Yo todavía recuerdo la ilusión y la sensación de tener mucho camino por recorrer de mi primera época profesional, donde todo estaba por aprender y vivía en “modo esponja”…. shoshin es todo eso, ¡y me propongo recuperarlo!

Siendo más concreto y filosofando menos, en nuestro mundo de los negocios estamos constantemente bombardeados por nuevos conceptos que se basan en algunos conceptos antiguos… y que no llegamos a intentar entender ni valorar su novedad porque no estamos shoshin. Esto lo percibo últimamente mucho cuando hablo con alguien sobre la web 2.0 y social media. Las respuestas suelen ser escépticas, del estilo de:

  • “Pero esto es lo de siempre, lo único que han hecho ha sido ponerlo en bonito y crear algún servicio nuevo para que se comunique la gente”
  • “¡Menuda moda! Esto son los foros de siempre con dos tonterías más…”

He de confesar que mis primeras impresiones sobre el tema no iban demasiado alejadas de esa línea, pero una persona a la que tengo en gran consideración me dijo:

“No lo juzgues sin conocerlo… vívelo, observa, experimenta sin prejuicios… y luego emite tu opinión”

En resumen, pienso que debemos recuperar esa forma de ver la vida y sobre todo el trabajo, sin prejuzgar las cosas cuando nos las cuentan, con la mente abierta, valorando todas las opciones y puntos de vista.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Recibe los mejores contenidos sobre modelos de negocio, startups y el nuevo management. Tu email jamás será compartido con nadie. 

Puedes darte de baja cuando quieras con sólo 1 click
email

25 comentarios en “Destino: Shoshin

  1. Javier… sobresaliente como siempre.
    Coincido contigo en la necesidad de esa visión infantil que nos haga mirar al mundo con curiosidad y ganas de apreder, cosa imprescindible en este entornos tan cambiante.
    Pero me temo que aún tenemos a demasiada gente de la vieja escuela en nuestras empresas que creen que una vez se han “colocao” el resto de sus vidas laborables va a ser ir a la oficina cada dia y cobrar a fin de mes, y no solo gente mayor. Eso en época de vacas gordas, quizá, pero ahora… ¡¡¡uff!!!!

  2. Javier… sobresaliente como siempre.
    Coincido contigo en la necesidad de esa visión infantil que nos haga mirar al mundo con curiosidad y ganas de apreder, cosa imprescindible en este entornos tan cambiante.
    Pero me temo que aún tenemos a demasiada gente de la vieja escuela en nuestras empresas que creen que una vez se han “colocao” el resto de sus vidas laborables va a ser ir a la oficina cada dia y cobrar a fin de mes, y no solo gente mayor. Eso en época de vacas gordas, quizá, pero ahora… ¡¡¡uff!!!!

  3. Gracias Paco! Efectivamente, creo que aun tenemos mucha gente así… pero una de nuestras funciones es liderarlos, y eso tambien supone insipirarlos (cosa a veces complicada… pero necesaria)…
    Recuerda que motivar = dar un motivo :-P

  4. Gracias Paco! Efectivamente, creo que aun tenemos mucha gente así… pero una de nuestras funciones es liderarlos, y eso tambien supone insipirarlos (cosa a veces complicada… pero necesaria)…
    Recuerda que motivar = dar un motivo :-P

  5. Es preciosa la idea de ver con ojos nuevos y profundos, cuando se consigue verdaderamente se llega a algo mejor, creo que te dieron un sabio consejo, primo:

    “No lo juzgues sin conocerlo… vívelo, observa, experimenta sin prejuicios… y luego emite tu opinión”…

    un abrazo,

    Carmeleta ;)

  6. Es preciosa la idea de ver con ojos nuevos y profundos, cuando se consigue verdaderamente se llega a algo mejor, creo que te dieron un sabio consejo, primo:

    “No lo juzgues sin conocerlo… vívelo, observa, experimenta sin prejuicios… y luego emite tu opinión”…

    un abrazo,

    Carmeleta ;)

  7. Pingback: ¿Jefes o Líderes? | El Blog de Javier Megias Terol

  8. Pingback: ¿Quieres ser más creativo e innovador? Pues cambia tu forma de pensar | El Blog de Javier Megias Terol

  9. Pingback: Algunas características de una Organización 2.0 | El Blog de Javier Megias Terol

  10. Pingback: Anónimo

  11. Pingback: Los 15 cambios que te transformarán en más creativo e innovador « Espacio MATI

  12. Pingback: Anónimo

  13. Pingback: Las 17 claves diferenciadoras de la Organización 2.0

  14. Pingback: logotipo – Senmais

  15. Pingback: Los 7 pecados capitales del emprendedor | Innovación estratégica y Modelos de negocio

  16. Pingback: Algunas características de una Organización 2.0 « grandes Pymes

  17. Pingback: Emprendedores, riesgos y retos también en turismo « Viap

  18. Pingback: LOS 7 PECADOS CAPITALES DE LOS EMPRENDEDORES

  19. Pingback: ¿Quieres ser más creativo e innovador? Pues cambia tu forma de pensar « Banca Comunitaria Banesco

  20. Pingback: Descripción de puesto de "Pepito Grillo", una figura clave | Estrategia, Innovación y Modelos de negocio

  21. Pingback: Los 8 mantras de la innovación de IDEO | Prodetur

  22. Pingback: ¿Quieres ser más creativo e innovador? Pues cambia tu forma de pensar | Emprendedores 24×7

  23. Pingback: Recuerda cuando eras un niño | Startups, Estrategia y Modelos de negocio

  24. Pingback: 6 COSAS QUE DEBERÍAS RECORDAR DE CUANDO ERAS NIÑO | Forum Quintana Roo

  25. Pingback: Recuerda cuando eras un niño | Su Oficina Virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *