Siempre hay esperanza

Caballo VoladorHace algunos días estuve hablando con el CEO de una de las empresas más “tocadas” por la crisis, y me comentaba que estaba dándole vueltas a la posibilidad de cambiar de trabajo. La conversación (que he maquillado para proteger al interfecto) fue algo parecido a esto:
– Por lo que he estado escuchando, es posible que el consejo decida prescindir de mi, y estoy pensando seriamente en comenzar a buscar otro trabajo…
– Pero… ¿Te gusta tu trabajo?
¿Eres feliz en tu empresa?

En ese momento me miró como si hubiera dicho alguna inconveniencia, puso cara de circunstancias y me dijo:
– ¿Y que tiene eso que ver? Si, me gusta este trabajo y ésta ha sido una empresa agradable en la que trabajar:el consejo me escucha cuando planteo algún cambio que o modificación, puedo crear el tipo de empresa en el que creo… si, me gusta.
– Entonces, ¿esa posibilidad es lo único que te está impulsando a dejar este trabajo y buscar uno nuevo?
– Pues si… ¿y si me quedo sin empleo? Aunque tendré paro, supondrá un duro golpe para mi familia…

En ese momento, le conté la siguiente fábula:

El sultán de Persia había sentenciado a muerte a dos hombres. Uno de ellos, sabiendo cuanto el sultán amaba a su caballo, se ofreció a enseñarle al caballo a volar, en el término de un año, a cambio de que le perdonaran la vida. El sultán imaginándose ya él único jinete del mundo montado en un caballo volador, aceptó. El otro prisionero miró incrédulo a su amigo: “sabes perfectamente que los caballos no vuelan –le dijo-. ¿Qué te indujo a ofrecer algo tan descabellado? Sólo estás posponiendo lo inevitable.” “No es así –replicó el primer prisionero-. He calculado 4 posibilidades de obtener la libertado. Primero, el sultán puede morir dentro del próximo año. Segundo, puedo morir yo. Tercero, el caballo puede morir. Y cuarto… puedo llegar a enseñarle a volar al caballo”.

The Craft of Power, R. G. Siu, 1979

El pesimismo ante este tipo de circunstancias, que parece nos conduzcan a una sola dirección, es el principal artífice de nuestra derrota. En mi opinión, la fábula no recomienda simplemente esperar (“a ver si tenemos suerte”), sino que nos invita a mirar alrededor y constatar que las “opciones posibles” que tenemos no son necesariamente las únicas…
Resumiendo mi punto de vista, creo que cuando todos los acontecimientos parecen estar en contra, es el momento de intentar ser optimistas, innovar y buscar nuevas opciones que nadie más ha pensado… y quizás al final le consigamos enseñar a volar al caballo!

(Por cierto, el CEO ha decidido quedarse en su empresa)

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Recibe los mejores contenidos sobre modelos de negocio, startups y el nuevo management. Tu email jamás será compartido con nadie. 

Puedes darte de baja cuando quieras con sólo 1 click
email

10 comentarios en “Siempre hay esperanza

  1. Pingback: Descripción de puesto de "Pepito Grillo", una figura clave | Estrategia, Innovación y Modelos de negocio

  2. Pingback: 6 cosas que deberías recordar de cuando eras niño | Estrategia, Startups y Modelos de negocio

  3. Pingback: 6 cosas que deberías recordar de cuando eras niño. | La Factoría de Negocios

  4. Pingback: 6 cosas que deberías recordar de cuando eras niño | Nichos de mercado en Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *