Tus peores enemigos: las “best practices” y los estándares

best-practices-buenas-practicas-problemas-enemigo-innovacionNos han enseñado a considerar que cuantos más estándares y “buenas prácticas” adopte una empresa, mejor… dado que eso implica que estará siguiendo la forma de trabajar de los líderes de su industria. Y claro, si uno imita la forma de trabajar de los mejores, se parecerá a ellos ¿o eso es una forma estupenda de convertirse en un segundón?

Denominamos “best practices/buenas prácticas” de una industria precisamente a eso, a las metodologías y procesos que se han mostrado como exitosos frente a otros y que han sido adoptadas de forma amplia por la mayoría de la industria. Son metodologías que habitualmente han sido creadas tras analizar la forma de trabajar de los líderes del sector y parten de la premisa de que si el resto de empresas los imita mejorará la calidad de su trabajo.

Es decir, son una forma de homogeneizar la calidad con la que se trabaja a través de la estandarización

Y ese es precisamente el enorme riesgo que implican: nos empujan a competir a todos usando los mismos procesos, los que utilizan los líderes del sector… o lo que es lo mismo, a incrementar el abismo que hay entre ellos y nosotros, perpetuándonos como “seguidores” de su forma de trabajar y empujándonos a intentar ser mejores que ellos. Pero:

Intentar ser mejor que el líder de tu industria te lleva a entrar en la carrera de la rata, a competir según sus reglas… mal negocio.

Estas “buenas prácticas”, que a menudo acaban siendo evolucionadas a un estándar de calidad, cristalizan la forma que tenían de trabajar dichas grandes compañías en el momento en el que fueron concebidas (no necesariamente ahora) y nos llevan a intentar competir usando todos los mismos procesos… lo que automáticamente hace que dejen de ser una ventaja competitiva. Por ejemplo:

Cuando apenas unas pocas compañías habían adoptado la norma de calidad ISO 9.001 el seguirla y estar certificado era una ventaja competitiva. Hoy supone simplemente hacer lo que todo el mundo.

Yo he trabajado con muchas empresas, y además de utilizar mi propia experiencia como criterio he preguntado a muchas personas si el seguir estas buenas prácticas o estándares de trabajo había sido determinante para su competitividad, y NADIE jamás me ha dicho que si. Positivo, posiblemente, determinante, en absoluto. Y encima nos enfocan absolutamente hacia la eficiencia, otro de los grandes enemigos de la innovación.

¿Y qué decir de las toneladas de papel en forma de informes, registros…etc. que tenemos que crear? Si eres una gran multinacional y te puedes permitir esa pérdida de tiempo, perfecto… pero para la mayoría de las empresas “normales” se pueden utilizar métodos mucho más ágiles para por ejemplo implementar la trazabilidad.

Además, a menudo nos empujan a adoptar planteamientos y soluciones que realmente no encajan en el contexto de nuestra situación y que fueron diseñadas para otro tipo de empresa, en otras circunstancias y con otros problemas… quizás el problema más grave que tienen las “best practices”:

Es como conducir con el mapa de otra ciudad en otro hemisferio. Si, hay carreteras, semáforos, desvíos y cruces de camino… pero aunque la base es común nuestro contexto es diferente y acabaremos perdidos.

Ya lo dice nuestro gran amigo Dilbert:

dilbert-best-practices

¿Eso quiere decir que es mala idea adoptar dichas buenas prácticas o estándares? En absoluto. Lo que es muy negativo es la actitud a la que nos llevan, al papel de “seguidor” de los grandes y a hacer las cosas de la misma forma que todos los demás. Por que claro,

Nuestra pequeña empresa no puede inventar una forma mejor/más eficiente de hacer las cosas que el gran dinosaurio que lidera el sector, ¿no?

¿QUÉ OPINAS?

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Recibe los mejores contenidos sobre modelos de negocio, startups y el nuevo management. Tu email jamás será compartido con nadie. 

Puedes darte de baja cuando quieras con sólo 1 click
email

41 comentarios en “Tus peores enemigos: las “best practices” y los estándares

  1. De acuerdo en la mayoría de los casos, los estándares generalmente es una marea de papeleo que complica la actividad más que otra cosa. Y que en muchos de los casos no ayuda en la evolución de nuestro negocio.

    Pero en algunos casos nos abre los ojos sobre partes de nuestro negocio que no sabemos de como gestionar, o lo que es peor, creemos que lo sabemos hacer, lo que provoca que caigamos en vicios muy difíciles de corregir. Lo importante no es el estándar en sí, sino en que podemos subir el valor de nuestro producto con su aplicación o a que clientes nos permite llegar su aplicación.

    • Totalmente de acuerdo, Javier. Esa creo que es la clave… no pretendía demonizar el estándar per se sino su mal uso :-)

  2. Hola Javier,

    Ya he comentado mi impresión brevemente por twitter, pero aprovecho para ampliarla un poco.

    En mi opinión las best practices son útiles para la parte izquierda del lienzo. Por ejemplo, en procesos de auditoría o cotrol de riesgo financiero, hay una serie de estándares o best practices que deberías seguir sí o sí. En esta parte del lienzo de modelo de negocio lo que buscas es eficiencia, y como has comentado, eso te lo da una bast practice. Aunque hay margen para innovar, creo que son tareas en las que prima la eficiencia, y por tanto hasta ahí bien.

    En la parte derecha del lienzo, y para crear valor, ahí creo que es donde hay que aplicar el enfoque que dices de innovar, ya que aplicar best practices en ese lado del lienzo, te hace competir en vez de diferenciarte.

    Por poner un ejemplo, es como montar un blog. Te conviene usar la best practice (WordPress) para construirlo. Ahora para crear contenido, no hay best practice que valga, y toca innovar.

    A mi el post me parece magnífico por cierto. Porque las best practices comienzan siendo algo útil que acaba convirtiendose en un cliché.

    Un saludo!

    • Buen simil David.. porque efectivamente, montar un wordpress es fácil, pero lo que hace que un blog sea mejor o peor no es el wordpress (que es el estándar) sino el contenido… :)

  3. Yo en mi blog hay una frase que repito una y mil veces: el estándar te hace mediocre. Yo me suelo centrar más en satisfacción del cliente, pero a nivel general, el estándar y las best practices son directrices válidas si no puedes aplicar conocimientos previos, experiencia… pero en cualquiera de las situaciones en las que conozcas bien el producto y el cliente puedes aportar mucho más valor y economizar mucho más en procesos y costes puesto que sabes perfectamente qué es imprescindible.
    Lo mismo en los procesos de toma de decisión, cuanto más se vayan al estándar… menos clientes conseguirás dejar completamente satisfechos (puede que consigas más clientes satisfechos pero no encantados, y estos son los que cambian de marca o producto fácilmente).

    • Buen punto Pau… yo no creo que sean malas en sí, sino que en muchas empresas han sustituido el sentido común y la visión estratégica por el estándar… y claro, así van.

      Buen enlace con el tema de clientes, me ha gustado…
      Gracias!

      • Tal como dices, el sentido común se echa de menos en demasiadas empresas. Yo tengo una cruzada particular en lo que a proceso de toma de decisiones en atención al cliente (venta, post-venta, información…), pero afecta a muchos más niveles de lo que nos imaginamos.

  4. Pingback: Tus peores enemigos: las "best practices&q...

  5. Chapeau, Javier. Creo que las mejores prácticas son referencias a considerar en casos que pueden ser útiles, pero jamás deberían ser mandamientos. Coincido que las metodologías ágiles son más adecuadas, porque contemplan casuísticas que las best practices no consideran.

  6. Hola Javier,

    Me has dejado en fuera de juego…pero gracias por la entrada. Aporta una visión sobre la que no había nunca reflexionado antes sobre las mejores prácticas.

    Creo que hay estándares de calidad en algunas industrias como la alimentaria o automoción son casi imprescindibles, incluso si quieres poder vender tu producto a determinados clientes. Vamos que si no los tienes es como si no existes. Tener una ISO o otra norma por tenerla es hacer el primo. Estas siempre deben aportar algo positivo a tu organización.

    En cuanto a las mejores practicas o buenas practicas, es mejor entenderlas como fuentes de inspiración de lo que hacen otras empresas para destacar. De hecho, considero que son una gran fuente de creatividad e innovación para cualquier empresa, sobre todo si ampliamos el foco y miramos buenas practicas de otros sectores…concepto de hibridación sectorial.

    Al fin y al cabo no hace falta ser original para ser innovador, basta con adaptar y aplicar lo que conoces o descubres de otros para aplicarlo. Se trata de aplicar algo que ya funciona: LOW COST INNOVATION en el ADN de tu organización.

    Creo que esta entrada ilustra este punto de vista:

    Por lo tanto para mi, Javier, LAS “BEST PRACTICES” Y LOS ESTÁNDARES pueden ser tu peores enemigos sino los haces tuyos y se combierten en cliche, pero pueden ser tus mejores aliados, si sabemos como utilizarlas, como ha dicho David en el comentario de arriba

    Saludos

    • Genial, ese era mi objetivo… que nos cuestionaramos el por qué hacemos las cosas. Efectivamente hay muchas industrias donde los estandares son un requisito (pero no fuente de la ventaja competitiva), y no tengo nada realmente en contra de ellos.

      Lo tengo contra la gran cantidad de gente que los aplica sin cuestionarlos, que “trabajan” para el estandard en lugar de hacer lo contrario, y sobre todo, contra los que realmente consideran que las cosas hay que hacerlas así porque lo dice una buena práctica… sin cuestionar si PARA ELLOS es lo mejor.

      No he podido ver el enlace, lo puedes volver a compartir?

      Gracias por el comentario :-)

    • Sí, porque si sales del estándar tendrán que buscar KPIs que son más difíciles de comparar y contrastar y deberán ser capaces de medir cosas sin valores de referencia aportados por terceros y deberán tener en cuenta sólo lo que hace lo que están midiendo y no basarse en la comparación con la competencia.
      Una cosa es hacerlo mejor que los demás, y otra es hacerlo bien. No siempre van juntas.

      • Buena reflexión! Mucha gente por ejemplo usa los benditos ARPU para comparar cosas que no son comparables… pero como todo el mundo mide eso, nosotros también :-)

        Yo creo (y me consta) que los buenos consultores estan de acuerdo con el planteamiento: estandares por el “sellito” no, por adoptarlos a nuestra forma de trabajar y que nos sirvan, son una buena herramienta… aunque nunca la fuente de nuestra competitividad.

        Saludos!

  7. Efectivamente, las “best practices” o mejores practicas son útiles, pero solo a modo de referencia. Hay que tener en cuenta nuestra propia innovación sobre ellas y poder aplicarlas de manera optima a nuestra propia empresa.

    En este link se habla sobre estos temas. Y se introduce una variable interesante. Las mejores practicas no pasan a ser una coincidencia? http://marketingstorming.com/2013/05/17/son-mejores-las-mejores-practicas/

    Un saludo

  8. En una ocasión, un cliente quería implantar y certificar un sistema de gestión de la continuidad de negocio simplemente por el sello, ya que eso le hacía distinguirse de su competencia. Le funcionó durante unos meses para esta distinción, pero desconozco si esto le proporcionó beneficios teniendo el cuenta el coste de implantación y certificación. Aun así, hoy en día se plantea implantar continuidad de negocio y lo hace por la misma razón, no por disponer de un respaldo consensuado y probado de su negocio en un proceso de mejora continua, sino simplemente por diferenciarse de sus competidores y volver a exhibir el certificado.

  9. Hola Javier,
    Es la primera vez que participo en tu blog aunque lo sigo a diario. El artículo me ha encantado. He trabajado en varias empresas donde seguian fielmente la política de best practices y en mi experiencia puedo comentar que generaban una cantidad enorme de papeleo, trabajo y destruyen la creatividad.
    Por contra, es cierto que en algunos casos funcionan pero se debería valorar en que casos aplicarlas.

  10. Hola Javier,

    Excelente artículo, como siempre.

    El gran problema de los sistemas estandar es que están pensados para un sector en concreto o para todos los sectores en general. Las mejores prácticas son precisamente eso, mejores prácticas en una empresa en concreto, lo cual no significa que vayan a funcionar en nuestra empresa.

    Hay un ejemplo genial de Taiichi Ohno, creador del Toyota Production System, TPS, (el mejor sistema de gestión empresarial que conozco y a las pruebas me remito).

    Taiichi Ohno se negó durante muchos años ha crear un manual del TPS ya que mantenía que no hacia falta, que formaba parte del ADN de Toyota.

    Hay una gran frase suya que resume toda la problemática de los sistemas estandar y de la aplicación de las mejores prácticas de otras empresas (cito de memoria, no textualmente):

    “El TPS es la forma en que Toyota lleva a la práctica su forma de entender la empresa. No aseguramos que ninguna empresa pueda implementar el TPS sin entender por qué Toyota lo hizo”.

    Abrazos

    Pedro

  11. Citando al excelente jugador de hockey sobre hielo Wayne Gretzky: “A good hockey player plays where the puck is. A great hockey player plays where the puck is going to be.”

    Es decir, mientras que los buenos jugadores de hockey juegan donde está el disco en ese momento, los jugadores excelentes juegan donde el disco tiene probabilidades de estar en el futuro.

    Las “best practises” son posiciones donde el disco ya ha estado, y nos pueden orientar para saber dónde va a estar. Pero llegar a ellas es llegar ya tarde.

    Saludos

  12. Sinceramente Javier, me encanta que expertos como tú escriban sobre el peligro de las “best practises”.

    Siempre he creído que la gente que aplica este tipo de cosas a rajatabla como si fuera un dogma de fé es gente que no reflexiona sobre sus actos, y sin reflexión es muy muy difícil mejorar.

    Un conjunto de buenas prácticas debe servir como inspiración, nunca como receta.

  13. creo que las ‘best practices’ son para verlas como las vemos, desde afuera; ya si encajan o no en nuestro modelo de negocio, podemos adoptar; pero la eficiencia y la innovacion es lo que tenemos en nuestras manos pero una en la izquierda y otra en la derecha y las podemos controlar dependiendo la necesidad. Gracias, excelente post Javier, con respeto Antonio Gonzalez

  14. Pingback: Innovación y CMMI, ¿soy bipolar, doctor? | El miracielos

  15. Hola Javier,

    Como te prometí en Facebook, aquí va mi comentario.

    Vaya por delante que tengo bastante experiencia tanto en CMMI, normas ISO e innovación (soy un bicho raro). Y creo que los estándares de calidad y los modelos de optimización de procesos aportan mucho, aunque en algunos sectores más que en otros (y por tanto su rango de implementación puede ser desde nulo hasta “el más de lo más”).

    El punto de conflicto puede venir con la innovación. Creo que los sistemas de mejoras de procesos (ISOs, CMMI y similares) pueden convivir perfectamente con procesos innovadores. De salida, se puede innovar en procesos y procedimientos, incluso bajo el paraguas de dichos modelos.

    Otra cosa muy distinta es que dichas normas deben quedar fuera de algunas funciones de la empresa, como la innovación. Por ejemplo, debe haber una independencia (incluso jerárquica) entre innovación y calidad. Lo cual no quita para que se adopten algunas “buenas prácticas” como la gestión de riesgos (adaptada a los procesos innovadores). Por supuesto es un tema polémico, y puedes estar en desacuerdo, pero la gestión de riesgos me parece un asunto tremendamente importante en toda la organización.

    No perder de vista sistemas como ISO y CMMI ayuda a la sostenibilidad de la herramienta. La innovación evolutiva (e incluso la disruptiva) “degenera” en ocasiones en productos difícilmente evolucionables, y puedes quedarte fuera del mercado si no eres capaz de mantener el producto actualizado. Como estuvo a punto de pasarle a eBay en 1999.

    He intentado resumir un poco lo que he desarrollado más en el blog, porque este mismo tema me andaba quemando en la yema de los dedos desde hace algún tiempo (http://elmiracielos.com/2013/06/12/innovacion-y-cmmi-soy-bipolar-doctor/)

    En cualquier caso es un tema en el que difícilmente habrá consenso. Cada caso, cada mercado, cada empresa, tiene en este (y otros muchos aspectos) sus propios requisitos y condicionantes.

    Enhorabuena por el excelente post, y gracias por sacar el tema para poder debatir sobre ello.

    Un abrazo,
    Ángel

  16. Estimados!
    En mis experiencia e visto como empresas multinacionales han implementado estas ” mejores practicas” como TPS, TQM, ISO 9001/TS16949… etc y siguiendo las modas de la industria (automotriz manufacturera) pero e identificado que estas empresas toman dicha metodología, herramienta, norma y la adaptan al contexto de su empresa. No realizan solo un Copia&Pega. e incluso durante el proceso de adaptación modifican los métodos e innovan creando sus propios sistemas de calidad o de producción.

    Lo que les permite “institucionalizar” la empresa y sus procesos para mantener una continuidad en estos y aprender de las experiencias o errores enfocándose en los procesos de la empresa en lugar de los errores humanos.

    Esta es mi opinión y la comparto. Saludos!!!

    • Si consideras empresas por ejemplo con 2000 trabajadores y presencia en 4 continentes una pyme, si, tienes razon. Si no, creo que conoces pocas grandes empresas.

  17. Muy cierto lo que comentas, en nuestro caso somos una startup de software que estamos haciendo cosas muy distintas a nuestro sector. Desde el trato al cliente hasta los procesos internos. Y es justo lo que nos ha dado valor y nuestra identidad.

  18. Hola Javier,

    te felicito por este post. Lo voy a compartir en linkedin pues estoy muy de acuerdo con lo que planteas. Si todos hacemos lo mismo, entonces ¿quién se diferencia?. Es muy habitual fijarse en qué hacen los grandes. Es lógico pues desde un punto de vista de comunicación, hablar de aquellos que han tenido éxito siempre genera bombo!!. Es más fácil.

    Ahora bien, estos en los que ahora nos fijamos, en algún momento fueron pequeños, innovadores y creativos, y probablemente esa innovación y capacidad para romper reglas, fue la que les ayudó a llegar a las posiciones de líderes que hoy ostentan.

    Feclidades por la reflexión

    Antonio Basso
    Coherentia Consulting

  19. Pingback: Buenas Prácticas ¿Amigo o Enemigo? | Blog de Raúl PérezBlog de Raúl Pérez

  20. Cuanto daño han hecho los becarios implantadores de Isos, los auditores amenazadores y los consultores encorsetadores! La Iso es un conjunto sistemático de buenas herramientas q poca gente sabe aplicar con flexibilidad y practicidad q lleva a un resultado no integrador de la gestión y el sistema de gestión de calidad, lo q debería ser un cafeconleche se convierte el agua y aceite.

    Tienes mucha razón pero realmente la Iso es buena aunque su aplicación suele ser nefasta.

    Lo comentaremos tranquilamente

    Un abrazo

  21. Buenisimo. Muy de acuerdo. Si bien las best practices ayudan a conocer y manejar los temas para los que estan recien empezando, y logra definir un piso minimo en ciertas materias, no debiera tomarse como unica solucion a nuestro problema, sino como un apoyo para saber que hace la mayoria, que hace la competencia, por donde van los lineamientos hoy en dia y a lo que esta atenta la autoridad. En temas tecnicos, industriales y medioambientales, claramente es valioso el conocer las best practices. Pero en temas de administracion, liderazgo y gestion al interior de una empresa o firma, debe tenerse delicadeza en no pasar de la copia a la estandarizacion sin antes haber revisado el proceso interno. Claramente las mejores soluciones son las que vienen desde adentro del proceso, lo cual requiere quizas mas tiempo y esfuerzo para florecer, pero son definitivamente las que marcan la diferencia y crean oportunidades.

  22. Este artículo me ha parecido excelente porque te muestra la otra cara de la moneda que nadie quiere ver, todo el mundo te dice los grandes beneficios que obtendrá tu empresa al implementar las mejores prácticas y pocos son los que se atreven a decir claramente y de manera directa las desventajas que pudiera tener esta implementación si se mal entiende su aplicación. Muchas gracias por abrirnos los ojos.

  23. Pingback: Tus peores enemigos : Las mejores practicas y los estandares - BIB 360

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *