Lecciones de management que aprendí corriendo

Legs of a young man runningCorrer y el management son dos actividades que a priori no se encuentran relacionadas, pero que sin embargo guardan un número importante de paralelismos cuyo conocimiento puede enriquecernos enormemente.

En éste artículo he intentando desgranar varias de las ideas que me han asaltado mientras corría durante el último año, y que en su momento iban a dar forma a un libro…

El título, deliberadamente mediático, tiene su origen en un proyecto de libro que finalmente no verá la luz, y en el cual he estado trabajando de forma descontinuada desde hace algo más de un año. ¿El motivo? Los sospechosos habituales: falta de tiempo, foco.. y sobre todo, dos nuevos libros (cuya temática no será ajena a los lectores del blog) en los que estoy empezando a trabajar junto con algún otro creyente del nuevo managementen el futuro, más información!)

Debido a ello he pensado que es mejor publicar un planteamiento muy resumido de algunas de las partes que daban forma a la obra, y que, a pesar de estar en una etapa muy embrionaria, creo que pueden aportar alguna idea aprovechable.

Sirva como descargo (o como declaración de intenciones) que soy un apasionado de correr… suelo decir de broma que empecé a correr para cuidarme y estar sano, y que sin embargo ahora corro para pensares “mi momento” creativo, de donde han surgido muchos de los artículos de éste blog y por tanto, una de las partes que más valoro de mi vida. De hecho, uno de mis libros favoritos es el genial “De que hablo cuando hablo de correr” de Haruki Murakami, y que logra aunar en una sola obra dos de mis principales pasiones: correr y escribir.

Creo que correr es una de las mejores y más recomendables actividades en las que puede dedicar su tiempo cualquier persona, especialmente si se trata de alguien con la imperiosa obligación de pensar a largo plazo: permite descargar adrenalina, tonifica el cuerpo, nos carga de energía y además, y una vez estás un poco en forma, te ofrece un espacio de tiempo en el que olvidar el cuerpo (embarcado en una actividad extenuante y mecánica) y dejar vagar nuestra mente

Finalizado éste alegato, creo que lo más conveniente es entrar a la sustancia del artículo: ¿Que puñetas tiene que ver el management con tan saludable ejercicio?. Creo que en realidad existen muchos paralelismos que podemos encontrar entre ambas actividades y que pueden aportar mucho a la disciplina de la gestión:

  • La mejor forma de aprender a correr… es corriendo. No vale sólo con leer libros, asistir a cursos teóricos o filosofar sobre la actividad. En el mundo del management sucede de forma similar: nos empeñamos en leer mil libros (ojo, soy un fan de ésta actividad.. pero no sólo de ella), en asistir a eternos cursos teóricos en los que discutimos casos de éxito de empresas diferentes sucedidos en circunstancias absolutamente diferentes a las nuestra. ¿No sería mucho mejor aprender de los “casos de fracaso”?. El otro día mi amigo Antoni Flores decía una frase con la que me siento muy identificado:

Empecé a escribir por la necesidad de teorizar el día a día profesional….  
según parece voy al revés: primero practico y después teorizo

  • … pero si es importante planificar nuestro entrenamiento. No se trata de obsesionarse por realizar un exhaustivo plan teórico para acometer el entrenamiento, detallado, formal y estructurado a la antigua usanza… Se trata de reflexionar sobre: QUÉ queremos conseguir, Que PLAZOS manejamos y con que RECURSOS contamos. En el mundo empresarial sucede lo mismo… hay gente que se obsesiona con minuciosas planificaciones estratégicas que intentan capturar una realidad desconocida y modelarla.. lo que es imposible. No digo que no sea necesario planificar, pero sin duda es más importante EJECUTAR.

 

  • Es mejor correr mirando hacia adelante, hacia la línea de horizonte que a nuestros propios pies. El hecho de mirar hacia adelante no sólo favorece una mejor postura para correr, sino que además potencia el mantener un ritmo adecuado a las circunstancias del terreno futuro. En las empresas, como consecuencia de un planteamiento de la figura del directivo a mi juicio errónea, solemos avanzar obsesionados por los resultados a corto plazo, sin tener en cuenta la importancia del largo plazo (causa raíz, entre otras de los actuales problemas económicos)… ¡eso sí, manteniendo un ojo en el día a día!

 

  • Rodéate de gente mejor que tú para correr (si puedes).. solo así progresarás. Es muchísimo más complicado que correr sólo, puesto que estarán empujando tus límites diariamente. Correr sólo es un buen ejercicio ocasional, puesto que potencia la introspección y el pensamiento estratégico (luego hablaremos más de esto), pero sin duda lo que más empuja tu nivel físico es correr con gente mejor que tu. En la empresa, sucediendo lo mismo, tendemos a rodearnos de un ejército de clones que, aunque puedan superarnos, bien se guardarán de demostrarlo. Un equipo mejor que tu, diferente y muy diverso (en todos los aspectos de la palabra) sin duda mejorará de forma importante los resultados de la organización… aunque será mucho más dificil de gestionar. El otro día escuché la frase:

Gestionar en equipo de gente creativa y altamente diversa
es como intentar pastorear un rebaño de gatos

  • Acostúmbrate a correr por terrenos y desniveles diferentes. Una de las principales trampas en las que todo corredor cae alguna vez es la autocomplacencia: uno se acostumbra a correr la misma distancia, a la misma velocidad y por el mismo terreno todos los días… lo que hace que al ser enfrentado con un recorrido diferente (en intensidad, pendiente…etc) se vea incapaz de abordarlo con solvencia. Esto de forma muy similar nos sucede en el mundo de la empresa: acostumbramos a trabajar siempre en los mismos sectores, explotando los mismos clientes y sin realmente hacer un esfuerzo creíble en innovar (en el mejor de los casos, pequeñas innovaciones incrementales que no requieren arriesgarse). Hay que reinventarse TODOS LOS DIAS.

 

  • Si empiezas corriendo a toda velocidad, lo normal es que te desfondes pronto. Es mejor empezar de forma gradual, analizando las sensaciones de la carrera y, una vez realizado el ejercicio de calentamiento y conocido el estado físico, llega el momento de darlo todo. En la mayoría de empresas operamos así con los lanzamientos de nuevos productos o líneas de negocio: invertimos mucho tiempo en extensísimos planes de negocio que predicen cómo reaccionarán clientes que no conocemos, y cuando lanzamos, lo hacemos con todos los medios e invirtiendo muchísimos recursos. ¿Y si en lugar de enfocarlo así, planificamos los elementos importantes del plan de negocio (el análisis, mas que la parte formal) y empezamos de forma básica y barata, probando que las hipótesis sobre las que se basan nuestras proyecciones son correctas?

 

  • Unas zapatillas o un pulsómetro de última generación no harán que corras mejor. Algunos de los mejores atletas del mundo corren descalzos… ¿y nosotros invertimos una parte considerable de recursos económicos en unas zapatillas?. Lo importante es correr. En las empresas, en lugar de obsesionarnos (e invertir de forma acorde) en nuestra propuesta única de valor, lo que hacemos es comprar las más punteras (y caras) herramientas… ¿no será mejor buscar las que de verdad necesitemos y el resto invertirlo en mejorar nuestra proposición de valor?

Hay muchos otros paralelismos que podemos explorar (¿me cuentas alguno?), pero a mí me estas reflexiones me han ayudado a ser mejor profesional (¡ojo…y lo que me queda!!!)…

¿QUE OPINAS?

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO?

Recibe los mejores contenidos sobre modelos de negocio, startups y el nuevo management. Tu email jamás será compartido con nadie. 

Puedes darte de baja cuando quieras con sólo 1 click
email

30 comentarios en “Lecciones de management que aprendí corriendo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¡Me encanta el post! Pero eso no vale, porque has mezclado uno de mis hobbys favoritos con uno de mis trabajos favoritos ;).

    Si me lo permites, cuando dices que a correr se aprende corriendo, añadiría que también cuando corres hay que estudiar un poco sobre ello. Para mejorar la técnica, para prever lesiones no pasándote, para planificar entrenamientos, etc. Igual que en la gestión de proyectos. No puedes ir solo con tu experiencia. Es necesario también ir formándote de manera continua. Porque funcionase una vez, no tiene que hacerlo siempre.

    Lo dicho, ¡buen post! Y una pena lo del libro.
    My recent post bajando precios

    • Gracias! Si, estoy de acuerdo… pero no es sólo leer, hay que hacer las dos cosas, siendo lo más importante la experiencia y ejecucion, no?

      Del libro no te preocupes, los 2 que están en cocina creo que serán mas interesantes :-)

  3. Es un excelente conjunto de metáforas, a partir de la actividad de correr.
    He leído un libro muy interesante, de mi compadre de linkedin el francés Robert Branche, cuyo título es neuromanagement.
    En este libro, utiliza la metáfora del correr para diferenciar los mecanismos conscientes del pensamiento cuando corremos de aquellos que son inconscientes (como colocar los pies en función del terreno) y de aquellos que siendo in conscientes, pueden convertirse en conscientes en determinados momentos (como su miedo a los perros errantes cuando un ladrido inesperado y cercano le sorprende).
    En tu artículo, abres puertas muy prometedoras que valdría la pena que desarrolles aún más.
    Michel

    • Muchas gracias Michel!

      Añadido el libro que me has propuesto a la cola de lectura… :)
      Si encuentro un rato, seguiremos desarrollando el articulo (con temas por ejemplo como resilencia, miedo, limites auto-impuestos….etc)

  4. Un post muy interesante.

    El primer paralelismo que se me ocurre tiene que ver con el deporte en general y con la competición en particular, hace tiempo descubrí en un Campeonato de España que uno no compite contra nadie, sino contra uno mismo. Llegamos a la final de K2 500 con el peor tiempo de las nueve embarcaciones y finalmente quedamos cuartos, a punto de conseguir una medalla, siendo nuestro objetivo entrar en la final, por lo que competimos sin ningún tipo de presión (miedo) y quedamos en el puesto que teníamos que quedar según nuestro estado de forma.

    A nivel empresarial y profesional nos debemos preocupar mas por desarrollar todas nuestras capacidades para seguir mejorando e innovando en todas las áreas porque si solo tratamos de competir o imitar lo que hacen los demás nunca podremos dar lo mejor de uno mismo y siempre iremos por detrás.

    • Totalmente de acuerdo!… ese es otro de los interesantes paralelismos de la carrera. Corres para mejorar tu, para seguir compitiendo a tu manera.. es decir, para ser DIFERENTE que el resto y no MEJOR que ellos (sino mejor de lo que ya eres tu)
      Gracias por la idea, Nacho!

  5. Aunque yo no corro si que nado, y me he sentido identificado con tus sensaciones. Me gustaría leer alguna reflexión sobre ese aspecto que comentas de "límites auto-impuestos" con el que me veo demasiado identificado. Enhorabuena por el post.

  6. Javier, me gusto mucho tu articulo… Muy bueno, tambien soy un corredor, y creo que algo que podrias adicionar a tu lista es que cuando corres, y corres por mucho tiempo, aplicando disciplina, pasion, y amor por tu cuerpo, son increibles los resultados que obtienes, de ser el mas grande sedentario, puedes pasar pasar a ser un formidable atleta… Del mismo modo, en la Empresa, desarrollando de este modo a tu Equipo puedes obtener resultados increibles. Coincido que la carrera es uno de los mejores ejercicios… Gracias por compartir tus pensamientos.
    Ray desde Canada

  7. Soy un "runner " adicto y en algunas ocasiones durante la carrera si me siento identificado con algunas de las situaciones que vivimos en el mundo empresarial. Cuando subes una cuesta y ves lo que te queda …ese ultimo esfuerzo que marca la diferencia ,etc Te dejo una frase q siempre tengo presente " No llega más lejos el que va más deprise sino el que sabe donde va"…Buen post.

  8. Muy buen post Javier, no soy runner pero soy empresario (autonomo con un pequeño negocio) pero me has creado el gusanillo de empezar a correr, jejeje, y comparar experiencias. Un saludo

  9. Muy bueno! enhorabuena… y encantado de… leerte, Javier.

    A mi correr me aporta otra cosa muy importante:

    Correr me permite disfrutar el momento, estar presente… sin darle vueltas a las cosas. Eso, para mi es una forma de relajación, durante un rato no pienso en nada, solo respiro y siento el mis pulsaciones…

    Después estoy más apto, mas claro, pienso mejor.

    También se me ocurren ideas al estar un rato corriendo, cuando vuelvo a mi cabeza: cosas nuevas, qué hacer, ideas para escribir en mi blog… etc

    Eso es liderazgo personal, como guíar tu vida.. se me ocurren ideas para trazar puentes hacia mis objetivos.

    Sobre la relajación: http://wp.me/p1urRz-2C

  10. Saludos Javier.

    Acabo de conocerte y veo que ya tenemos muchas cosas en común. Empecé a correr con 42 años y ahora con 48 recién cumplidos voy a empezar mi propio negocio y nueva aventura, creo.
    Hay algo mejor que correr y es hacerlo en compañía de tus hijos, realmente se me pone la carne de gallina. No hay momento para la reflexión interna, pero sí para la charla y el compartir con ellas.
    Te cuento mi teoría de la gorra calada. Yo siempre corro con gorra, en ese momento cuesta, cuando el pecho te dice para y la cabeza tira, me calo la gorra hasta el ondón y ese sencillo gesto me permite no ver más allá de los 5 – 6 metros siguientes, cosa que me permite dar cada seis metros lo mejor de mí olvidándome el kilómetro que falta. Pienso que a veces tener demasiada perspectiva nos impide dar lo mejor de nosotros mismos en cada momento.

    Supongo que seguiremos leyéndonos. Un fuerte abrazo.

    • Un placer Iñaki!
      Ilusiona confirmar que el espíritu emprendedor es algo que no entiende de edad…
      Mi hijo todavia no tiene edad para correr conmigo, pero espero que cuando quiera se una a mi, y compartamos ese espiritu de superación que acaba inculcándote, sin saberlo, el correr!

      Un abrazo, y bienvenido

  11. Nunca me gustó correr fondo, me cansaba, aunque me encanta el deporte, desde pequeño me quedaba atrás junto a los fumadores y el gordito de la clase. En cambio en velocidad era de los primeros, en lanzamiento de peso y sobre todo en un juego de equipo como el baloncesto,donde estuve federado varios años. También me gusta la bicicleta y me han dejado una estática con la que practico cuando puedo. ¿Qué puedo aportar a tu magnífica metáfora? Cada uno tiene que encontrar su propio deporte, su lugar en el mundo empresarial, donde está más cómodo y además esa búsqueda no es estática sino que evoluciona con la edad y con las circunstancias. Uno tiene que saber si quiere hacer deporte sólo o en equipo, o ambas cosas, conozco a un magnífico profesional y mejor persona que corre en una multinacional pero paralelamente hace otros deporte e incluso se convierte en entrenador de vez en cuando ayudando a la gente a buscar sus propias metas. La clave está en el equilibrio, hay que correr pero también hay que descansar, comer, disfrutar de la familia,etc y la otra clave está en conocerse a si mismo (posibilidades y potencialidades,metas y objetivos) y en el entorno (competitivo y colaborativo), En fin, da para un libro verdad? La verdad es que como no me gusta correr fondo no creo que te pueda seguir pero mi objetivo está cada vez más claro y, en las zonas de avituallamiento nos encontramos de vez en cuando y compartimos experiencias hasta darnos cuenta de que al final el deporte es una herramienta, un medio, y lo que nos une es la forma de amar el deporte apasionadamente. Gracias por hacerme pensar, es el mejor deporte que conozco ;-)
    My recent post Geomarketing: Foursquare y demás

    • Muchas gracias por tu reflexión, Gerson!
      Me parece extremadamente relevante… Como decía la inscripción en la arcada de entrada del Oráculo de Delfos en la antigüedad: TEMET NOSCE, la clave para poder hacerle una pregunta al oráculo es primero "conecte a ti mismo"

      No todos tenemos habilidades para todo… y citando a Einstein:
      Todos somos genios… Pero si juzgas a un pez por su habilidad de para escalar arboles, pasara toda su vida pensando que es un inútil.

      Gracias por hacerme pensar. Tu reflexión va directa a la 2a parte del articulo, todos vuestros comentarios merecen un post dedicado!

  12. La verdad es que si eres un poco listo, que lo eres bastante, nos lías y haces el libro con los comentarios, no te olvides de poner el término Crowdsourcing para justificarlo y encima te queda mono y muy dospuntocero,jajajaja. Un placer empezar el dia pensando ya que el resto del dia lo pasamos corriendo y no precisamente por deporte ni ocio (ya sabes, negocio es la negación del ocio). Un abrazo.
    My recent post Geomarketing: Foursquare y demás

  13. Pingback: Los mejores artículos de 2011 (los más leídos + mis favoritos) | Estrategia, Innovación y Modelos de negocio

  14. Excelente articulo, espero tu trabajo final lo sea igualmente, solo me gustaría agregar que el paisaje contribuye mucho, correr es posible en una caminadora pero en un lugar que es agradable a la vista lo es mejor, pienso que lo mismo sucede en todo ámbito de las empresas trabaja por trabajar funciona pero si puedes escojer el escenario es grandioso.
    Exitos…

  15. Pingback: Correr y el management son dos actividades que a priori no se encuentran relacionadas, pero que sin embargo guardan un número importante de paralelismos cuyo conocimiento puede enriquecernos enormemente. En éste artículo he intentando desgranar varias

  16. Enhorabuena por el post y siento que no termine en un libro. Cuando tengo oportunidad de correr por zonas de poco tránsito noto que lo olvido, más que mi cuerpo, es mi propio ego. Todas las voces residuales que te pueden martillear durante el día, muchas veces sin darte cuenta, se ahogan. En ese momento, la vida se vuelve simple, no hay que preocuparse de muchas cosas. (La facilidad para pensar que en tu caso se produce corriendo, en el mío es paseando solo). Para correr puedo tener un esbozo de lo que pretendo conseguir pero hasta que no me pongo a la faena no me trazo objetivos porque hasta que no llega ese momento desconozco las fuerzas con las que contaré y las sensaciones físicas del cuerpo. Desde un punto de vista de estrategia empresarial, en momentos en los que la empresa se encuentra en un período de crisis generalizado, si se es consciente de ello y se da un paso atras, revisando los objetivos a largo plazo posiblemente se evite la quiebra total. Sin embargo parece que por razones de ego muchos busquen la vanagloria y piensan que vendrá a través del atrevimiento tirando hacia adelante y planteando una estrategia ambiciosa. Será el principo del fin de muchas organizaciones.

  17. Pingback: Muerte por agotamiento, una mala idea

  18. Pingback: Lecciones de management que aprendí corr...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *